domingo, 1 de mayo de 2016

Odio a las personas.
Las necesito.

Vuelvo a escribir como antes. Es inútil convencerme de que mi mente ha evolucionado.
Sigo haciendo de mi vida un drama que no se atreve a ser tragedia.
Siempre esperando que las cosas vengan por si solas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario